En 1912 se autorizó que cinco oficiales estudiaran becados la carrera de piloto aviador en Estados Unidos.