Los Ingenieros Militares en la Nueva España

  Estás en > Historia> Ingenieros Militares

Durante siglos de dominación peninsular, pocos Ingenieros Militares fueron destinados por la Corona a la Nueva España; aun así, se obtuvo un importante registro cartográfico y documental en la ordenación territorial. Estos Ingenieros Militares con formación académica rigurosa, se aplicaron también en la fortificación y construcción de vías de comunicación del territorio.

La Corona Española privilegió tres intereses Técnico-Científicos: el Militar (Cartografía), el Botánico (Medicina), y el Minero (Metalurgia), los cuales convergieron en la urgente protección de fronteras, expediciones científicas y militares, fundación de ciudades y presidios, reconstrucción de fortificaciones, actividades principales de los Ingenieros Militares, hasta la Independencia.

La creciente importancia de la actividad de este Cuerpo Técnico en el territorio del Virreinato, se demuestra con números: pues si bien para el siglo XVI se desplazaron solo tres Ingenieros Militares Peninsulares y para el XVII ocho, para la siguiente centuria llegaron más de 70, convirtiéndose nuestro territorio en la Comandancia de Ingenieros más numerosa e importante de América.

Con la ansiada libertad del Virreinato, la unión entre españoles y mexicanos se hizo tangible, al incorporarse al ejército un gran número de militares españoles con méritos profesionales, que habían estado largo tiempo en nuestras tierras y las querían como propias.

Así el Brigadier Diego García Conde, ameritado militar, vio la oportunidad de servir en nuestro naciente país donde ya había pasado cerca de 40 años; de inmediato Iturbide su antiguo subordinado, le confió la Dirección de Ingenieros y lo ascendió a Mariscal de Campo.

García Conde propuso la creación de un Cuerpo de Ingenieros y de una Escuela Militar, una Academia de Cadetes que la gente llamaba “Academia de Ingenieros”, porque era en la Dirección de Ingenieros donde recibían sus clases, iniciando de manera informal sus actividades en 1822.

México requería y demandaba de ingenieros que proyectaran y construyesen las vías de comunicación, las fortificaciones y los cuarteles que dieran la perspectiva de una nación libre, fuerte y soberana.

Diego García Conde