Revolución Mexicana

  Estás en > Historia> FAM y Ejército

La aviación militar durante la Revolución Mexicana.

La revolución iniciada por Francisco I. Madero provocó la renuncia de Porfirio Díaz en 1911. Ya en funciones como Presidente, el 30 de noviembre de 1911, Francisco Ignacio Madero González se convirtió en el Primer Mandatario en el cargo que realizó un vuelo en el mundo como pasajero.

En 1912, durante el levantamiento del General Pascual Orozco (Campaña de Bachimba, en Chihuahua), participaron dos aviones Moisant-Bleriot del Ejército Federal, utilizados para reconocimientos aéreos.

Madero, al ver las grandes posibilidades del avión como arma de guerra, autorizó la incorporación de estos aparatos para conformar una unidad en el Ejército Federal.

La aviación militar durante la Revolución Mexicana.

El miércoles 15 de mayo de 1912, se expidió en el Diario Oficial de los Estados Unidos Mexicanos el decreto que facultó al Ejecutivo de la Unión para aumentar el efectivo del Ejército e introducir las reformas necesarias a la ley orgánica del mismo.

Gracias a este decreto se abrió la oportunidad de modificar la estructura orgánica de las unidades tácticas, la creación de nuevas unidades y el establecimiento de más servicios, entre otros se mencionó al Servicio de Exploración Aérea y en general para todas aquellas innovaciones que coadyuvaran con el propósito de hacer más eficaces los servicios en campaña.

Para el maestro: Los aviones en la vida de México

Los aviones en la vida de México

Con el avión de papel que creaste en “Evolución (Fuerza Aérea Mexicana)” , ahora dibuja uno en algunas de las casillas del avioncito. Pon los años 1911, 1912 y 1913.

Vuela tu avión de papel, y si aterriza en algunas de las casillas con los años anteriormente escritos, se preguntará: ¿Qué crees que pasó ese año? Y se leerá la siguiente información, según el año que corresponda:

  • 1911 – Francisco I. Madero fue el primer presidente que viajó en avión, como pasajero.
  • 1912 -Se publica en el Diario Oficial de la Nación la oportunidad de crear aviones en México.
  • 1912 – Los primeros pilotos mexicanos vuelan:
  • 1913 – Alberto Leopoldo Salinas Carranza, Gustavo Adolfo Salinas Camiña, Horacio Ruiz Gaviño y los hermanos Eduardo y Juan Pablo Aldasoro Suárez.

Sigue jugando, ahora con la reflexión: ¿Cómo cambió México a partir de que llegaron los aviones al país?

El mes de mayo de 1912 fue significativo para la aviación militar mexicana, ya que en ese año iniciaron estudios de Piloto Aviador cinco oficiales en la escuela de aviación “Moisant”, en Garden City, NY, Estados Unidos.

Estos pioneros fueron Alberto Leopoldo Salinas Carranza, Gustavo Adolfo Salinas Camiña, Horacio Ruiz Gaviño y los hermanos Eduardo y Juan Pablo Aldasoro Suárez, quienes meses después obtuvieron su título de piloto aviador de la Federación de Aeronáutica Internacional.

En 1912 iniciaron estudios de Piloto Aviador cinco oficiales en Estados Unidos.

A su regreso estos elementos se unieron, unos al Estado Mayor del Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, Venustiano Carranza Garza, y otros prestaron sus servicios en las unidades tácticas de esa época.

En abril de 1913, el General Manuel Mondragón, Secretario de Guerra y Marina, autorizó a Miguel Lebrija y a Juan Guillermo Villasana lanzar bombas desde el aire sobre blancos de práctica ubicados en el campo aéreo de Balbuena, D.F.; asimismo, ordenó organizar lo que se llamó la “Escuadrilla Aérea de la Milicia Auxiliar del Ejército”, primer organismo aéreo anterior a la creación oficial del Arma de Aviación Militar.

Una de las acciones de Carranza fue adquirir del extranjero tres monoplanos Morane-Moisant, integrándose de esta manera al Ejército Constitucionalista la denominada Flotilla Aérea. En ese mismo año, tuvo lugar la primera actividad en operaciones en misión de reconocimiento aéreo, realizada por Alberto Leopoldo Salinas Carranza, en Durango.

El 14 de abril de 1914, el Teniente Piloto Aviador Gustavo Adolfo Salinas Camiña y el mecánico naval Teodoro Madariaga lanzaron bombas contra el buque de guerra “Guerrero”, que atacaba al buque cañonero “Tampico”, cuya tripulación se había rebelado contra el gobierno de Victoriano Huerta. Las bombas obligaron al “Guerrero” a abandonar el combate, registrándose así la primera batalla aeronaval en el mundo.

14 de abril de 1914, primera batalla aeronaval del mundo.

Al establecerse Carranza en Veracruz, los villistas decidieron cortar las vías de ferrocarril de Puebla hacia Veracruz, para lo cual comisionaron a fuerzas zapatistas, que pronto fueron detenidas por Pablo González en el Noroeste; Felipe Ángeles diezmó a los villistas y llamó a Obregón para que lo combatiera.

La Flotilla Aérea, al mando de Gustavo Adolfo Salinas Camiña, apoyó las tropas del General Obregón con vuelos de reconocimiento, por lo que entraron como ganadores a Puebla el 4 de enero de 1915. Posteriormente se instalaron en el puerto de Veracruz.

Ante los excelentes resultados obtenidos por aquellos primeros hombres del aire, el entonces Presidente de la República, Venustiano Carranza, acordó el 5 de febrero de 1915, en el edificio de Faros, Veracruz, lo siguiente:

“…Líbrense las órdenes necesarias a efecto de que desde esta fecha, sea creada el Arma de Aviación Militar, dentro del Ejército Constitucionalista, designándose Jefe de dicha Arma al C. Mayor del Estado Mayor de la Primera Jefatura, Alberto Salina, quien, al mismo tiempo, deja de pertenecer al Arma de Caballería para causar alta en el escalafón del Ejército Constitucionalista, como Piloto Aviador Militar…”

Con la experiencia en el empleo de los aeroplanos, se crearon tres escuadrones aéreos: uno de caza, otro de bombardeo y uno más de reconocimiento, los cuales fueron empleados en 1923-1924 en la “Campaña Delahuertista”, en la “Campaña Yaqui”, en 1927 y en 1926-1929 contra el “Levantamiento Cristero”, destacando su participación en 1929, durante la sofocación de la Rebelión Escobarista.

En 1938, en San Luis Potosí, el Primero y Segundo Regimientos Aéreos, dotados con aviones Corsario, participaron contra la insurrección del General Saturnino Cedillo.

En todas estas campañas, la aviación militar participó en misiones de observación sobre los movimientos de tropas, lanzamiento de propaganda, de reconocimiento aéreo, reglaje de tiro de artillería, de bombardeo, de ametrallamiento y de enlace.